Se descubre un backdoor para usuarios de escritorio Linux