Microsoft insiste en la robustez del múltiple factor de autenticación