Industria necesita 1.000 hackers

24/11/2014
Hacker
El ministerio ve a Valencia clave para contratar a expertos en ciberseguridad.

El hacker es el bueno y el cracker el malo de la película. Los primeros son los que buscan las empresas para paliar los ciberataques que sufren cada día; los segundos, los que traspasan la frágil línea de lo legal e ilegal. Y tanta es la demanda en ciberseguridad que el Ministerio de Industria, a través de su Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), busca un millar de nuevos genios de la Red. Y han puesto la mirada en la Comunitat ya que, aseguran, es «una zona clave» para el fichaje de los nuevos genios de la red.

Uno de ellos es el alicantino Antonio Sánchez, natural de Elda, que trabaja para Incibe en el desarrollo de sistemas de control industrial para infraestructuras críticas (como eléctricas o nucleares). Son empresas que si tienen un ciberataque llegan a ocasionar un gran impacto en la sociedad. Por ejemplo, pueden dejar sin luz a todo un país, señala Sánchez.

En la Comunitat existe el Centro de Seguridad TIC (CSIRT-cv) que vela por la seguridad de los servidores, webs, aplicaciones y las cuentas de los usuarios.

No conoce el paro

Ser informático es una de las profesiones que no sufre el temible desempleo. Hay más demanda que informáticos en el mercado. Una de las últimas encuestas, aún en fase de análisis, refleja que es un sector con un 5,2% de paro, pero es una cifra relativa ya que la media para encontrar trabajo es inferior a un mes. Informática está considerada por Educación, según su último estudio publicado el pasado mes de octubre, como una de las carreras de pleno empleo: ocho de cada diez informáticos están en activo cuatro años después de terminar sus estudios.

Las universidades valencianas (cinco públicas y una privada) tenían matriculados en el curso 2013-2014 a un total de 4.438 alumnos en Informática. Este año ya se han titulado más de 350 jóvenes en la Comunitat, según los datos aproximados que maneja el Colegio Oficial de Ingenieros Informáticos .

No todos los guardianes de la red son informáticos, muchos de ellos proceden de otras titulaciones, explican desde Incibe. Más de 42.000 personas se dedican en la actualidad a la ciberseguridad en España, un sector en auge por todos los ataques informáticos. No hay día en el que no salte la alarma digital, tanto en entidades privadas como públicas. Ayer, más de 378 webcams españolas fueron pirateadas. Durante el pasado año, la Generalitat bloqueó 1.327 ciberataques (un 34% más que en 2012).

Y no sólo las industrias y organismos públicos están en el objetivo de los crackers, también los ciudadanos en general están más expuestos a sufrir un ciberataque, ya que «el ciudadano en sí es la bomba débil de la cadena». El más extendido, el casi viejo pero muy utilizado ‘phising’. Un virus de este tipo cuesta poco dinero crearlo y llega a miles y miles de personas. Con pocas cantidades económicas estafadas a cada persona, se logra grandes cuantías económicas, explica Sánchez.

Informática forense

Son los CSI de la Informática y cada vez hay más. Los informáticos forenses se dedican a resolver los robos de los ficheros digitales, «otra especialidad en auge», según el presidente del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos en Informática de la Comunitat (COITICV), Juan Pablo Penarrubia.

Estos especialistas del mundo digital son los que hallan los rastros informáticos como cuando se crearon o eliminaron, quien los utilizó, desde dónde, etc, señala Peñarrubia. Para que intervengan es necesaria una causa judicial o policial. Y tan rápido es el avance tecnológico que cada vez son más las PYMES, según el Colegio Oficial de Ingenieros Informáticos, las que utilizan la ‘nube’ para depositar sus sistemas de gestión, tanto internos como externos. Una práctica con muchas ventajas, pero también con elevado riesgo de inseguridad.

Añadir nuevo comentario